info@aprendetrompeta.com

Entradas del Blog Aprende Trompeta

• Nuestras sugerencias
Cómo usar correctamente el diafragma en la trompeta

3 Maneras de usar el DIAFRAGMA con éxito desde HOY

Hace poco, recibí por Facebook el mensaje de un suscriptor que me preguntaba lo siguiente:

¿Cómo tengo que usar el diafragma para tocar? Algunas personas me dicen que tengo que meterlo hacia dentro, otras me dicen hacia fuera… Pero no sé qué forma es la correcta.

El uso del diafragma en la trompeta es un tema tan importante como desconocido para muchas personas. Es cierto que nos ayuda a tocar mejor, más cómodos e incluso ampliar nuestro registro, pero ocurre lo contrario cuando no sabemos utilizarlo.

Muchos de los problemas que experimentas con tu sonido y resistencia, probablemente se deba a tu técnica de ejecución, en la que no solo interviene la embocadura.

Para algunas personas estos temas no les interesan, y para otras, les resulta una obsesión.

En el término medio está el equilibrio. Por tanto, creo que era necesario compartiros mi opinión y experiencia acerca de esta cuestión. Si crees que tu dedicación no se está viendo recompensada con los resultados, probablemente estés desaprovechando mucha energía y esfuerzo de la manera incorrecta.

En este post voy a desvelarte las 3 principales formas con las que se puede utilizar el diafragma a la hora de tocar trompeta, y cómo debes practicarlas para averiguar la que mejor te funciona, porque no a todo el mundo le tiene que funcionar la misma.

>> ¿Prefieres verlo en versión vídeo? Pincha aquí <<

¿Estás listo? Vamos allá.

 

¿Cómo usar el diafragma en la trompeta?

1.- Empujar el diafragma hacia fuera

No por ser la primera quiere decir que sea la mejor ni la principal, simplemente lo estoy ordenando según se me ha ocurrido.

De hecho, esta forma es bastante desconocida para muchos. En contra de lo que dicen los principales métodos de estudio como Arban, el movimiento de este debe ser hacia fuera, a medida que vas aumentando la presión y velocidad del aire.

El movimiento debe ser mayormente mental, ya que a nivel físico no se nota demasiado.

Se supone que, al moverlo de esta manera y apretando el abdomen, se genera una compresión de aire muy grande que podemos utilizar para tocar con mucha proyección.

Si bien es cierto que he tenido ocasión de leer buenas opiniones respecto a esta técnica, yo lo intenté durante algún tiempo y no me sentí demasiado cómodo. No sé si me faltó tiempo de adaptación o que no iba con mi forma de tocar, pero al final, la abandoné.

 

2.- Todo hacia dentro (y no pienses mal)

La seguna manera de «manipular» tu diafragma es mediante la contracción de todos los músculos del abdomnen y también los intercostales.

Yo diría que es la forma más extendida y utilizada, porque también es la más intuitiva. Desde luego, esta es la que yo utilizo y la que mejor me ha funcionado (hasta ahora). Para saber el movimiento que debes hacer, puedes:

  • Hacer unos cuantos abdominales, fíjate en el movimiento y fuerza que haces con tu abdomen.
  • Coge aire desde abajo hacia arriba, mantenlo por un par de segundos o tres, y luego suéltalo. Al hacer la compresión con el abdomen, ayúdate de tus dedos, colocándolos por debajo de las costillas y apretando firmemente (sin hacerte daño).

La cuestión es que, haciéndolo así, consigas enviar la columna de aire con velocidad y compresión igualmente.

 

3.- Activa el «modo» ascensor

Puedes estar tranquilo, no voy a pedirte que practiques dentro de un ascensor, eso ya es cosa tuya.

Esta tercera técnica consiste en hacer el ejercicio mental de imaginarse al diafragma subiendo hacia arriba, cual ascensor, a medida que vamos comprimiendo el abdomen. Realmente, es algo que funciona a nivel psicológico y que puedes usar de apoyo a cualquiera de las técnicas anteriores.

Yo la he utilizado en alguna ocasión, y bueno, se puede decir que puedes notar ciertos «cambios» en la manera en que se comporta tu cuerpo, pero no a grandes rasgos.

 

¿Cómo practicar cualquiera de las técnicas?

Bueno, lo primero que tienes que tener claro es que los cambios no se ven de un día para otro. Conllevan unas semanas de adaptación, memoria muscular e integración.

Te recomiendo que, elijas la técnica que elijas, la pongas en práctica diariamente durante al menos 3 semanas. Menos de eso no creo que sea efectivo para interiorizarla y hacerla con naturalidad. Antes d ponerte a tocar trompeta, haz unos ejercicios previos de respiración, para activar tanto la columna de aire como los músculos. Respiraciones profundas, llenando de abajo arriba y soltando de manera progresiva, no de una vez.

Obviamente, al exhalar, trata de hacerlo con la técnica de diafragma que hayas escogido.

Luego, trata de incluirla en todos los ejercicios de tu rutina e incluso tocando con tu grupo, banda u orquesta. A lo primero no es necesario que lo hagas todo el tiempo, ya que puede desconcentrarte a veces. Se trata de que lo vayas incluyendo poco a poco en tu forma de tocar.

Si al cabo de 3 o 4 semanas no notas ninguna mejoría o te sientes incómodo cuando lo haces, entonces prueba con otra. Tu propio cuerpo será tu mejor maestro, hazle caso porque te indicará cuándo se siente cómodo y cuándo no.

Con el tiempo, irás descifrando tu propio sistema, que es de lo que se trata.

Estoy seguro de que esto te ayudará mucho en tu ejecución. Si quieres saber más sobre cómo soplar la trompeta, te animo a que leas este post.

 

¿Quieres recibir consejos y tips exclusivos sobre trompeta, solfeo y música en general?

Si eres de los que se toman su formación muy en serio, puedes unirte aquí a nuestra comunidad de email de Hermanos del Viento, donde comparto un consejos llenos de valor de forma DIARIA.

Solo apto para adictos a poner en práctica la buena información que llega a sus manos.

Aquí tienes el enlace: https://www.aprendetrompeta.com/newsletter/

Iván.